Mostrando entradas con la etiqueta Panes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Panes. Mostrar todas las entradas

Pan de molde de maíz


Ingredientes:

200 g de harina de maíz
300 g de harina de fuerza
10 g de levadura de panadero
125 ml de leche tibia
20 ml de aceite de oliva
200 ml de agua tibia
2 cucharaditas de sal

Preparación:

Mezclamos la harina de fuerza y la harina de maíz con la sal y añadimos el agua y la leche tibia.

Al formar la masa, se añade el aceite de oliva.

Una vez leudada la masa, se parte por la mitad y se forman dos bolas que se trabajan con las manos antes de colocarlas dentro de los moldes rectangulares, engrasados y espolvoreados con harina de maíz. Se tapan con un paño limpio de cocina y se dejan subir.

Antes de hornearlos se espolvorean con harina de maíz y se cuecen unos 45 min. a 200 ºC.

El pan de maíz es el pan por excelencia en América y tiene un sinfín de variantes, tanto por el tipo de maíz y la grasa (mantequilla, manteca, diversos aceites vegetales...), como por tiempo que se deja leudar.

¿Lo han probado alguna vez?

Pan de calabaza


Ingredientes:

500 g de calabaza
10 cucharadas de agua fría
2 cucharaditas de sal
80 g de margarina
800 g de harina
40 g de levadura
10 cucharadas de leche tibia
1 cucharadita de azúcar

Preparación

Pelar la calabaza y cortarlo en cubos. Colocarlo a hervir en una olla baja con 10 cucharadas de agua durante 20 minutos, hasta que esté blando.


Hacer un puré con la calabaza y dejarlo enfriar. Revolver el puré con 2 cucharaditas de sal y un poco de margarina.

Colocar harina en un recipiente y hacer un hueco en el medio. Disolver la levadura con la leche tibia y el azúcar y verter en el hueco.

Cubrir con la harina y dejar descansar unos 10 minutos.

Luego, agregar la calabaza y amasar con la mezcla y la harina. Dejar crecer esta mezcla durante 45 minutos.

Colocar la masa en un molde previamente enmantequillado y dejarla crecer durante 15 minutos.

Meter el pan en el horno precalentado, a 200º C en horno eléctrico y a horno fuerte en horno a gas. 

Hornear en la mitad del horno, durante 20 minutos. Luego, disminuir la temperatura a 150º C (en horno a gas a horno mediano) y seguir horneando el pan durante otros 90 a 100 minutos (más de una hora y media).

Probar luego de la hora y media si está listo golpeando con los dedos la base del pan. Si suena hueco, está listo.

Que lo disfruten!!

Pan de nuez


Ingredientes:
 
1 cubito de levadura (aprox. 40 g)
500 g de harina
1 cucharada de aceite de nuez
1 cucharadita de sal
200 g de nueces (peladas y picadas finamente)

Preparación:

Colocar la levadura fresca en 30 cl de agua tibia. Mezclar la harina con el aceite, la sal y la levadura en una fuente. 


Batir suavemente con una cuchara de madera, y luego seguir amasando con las manos durante 15 minutos sobre una superficie cubierta con algo de harina. 

Estirar la masa, volver a unirla y volver a estirarla para que se transforme en una masa homogénea y elástica. Agregar algo de harina para que no se pegue la masa.

Formar una bola de masa, colocarla en una fuente y cubrirla con un paño. Dejar crecer la masa. 

Para que la masa leve mejor, se puede encender el horno a temperatura mínima y dejar la puerta abierta, colocando la masa en una fuente resistente al calor durante 20 minutos.

Cuando la masa haya crecido, seguir amasando 5 minutos más. Agregar las nueces picadas a la masa y amasar una vez más suavemente para que se distribuyan bien las nueces.

Dejar crecer la masa otra vez durante 30 minutos sobre un lugar cálido.

Mientras tanto, precalentar el horno a 210 ºC en horno eléctrico, y a horno mediano en horno a gas.

Muy importante: Antes de colocar el pan en el horno se debe poner un recipiente con agua resistente al calor en el horno para que el pan no se seque. 

Frotar la superficie del pan con una mano humedecida.

Colocar el pan en el horno y hornearlo durante 45 minutos a 180ºC en horno eléctrico o a horno mediano en horno a gas.

Cuando el pan está listo, se escucha un sonido hueco si se golpea con los dedos en la base.

Dejar enfriar, o, si no puede esperar, comer caliente con mantequilla o con miel. Guardarlo en un paño para que conserve su sabor.