Tarta Sacher


Ingredientes:

130 g. de mantequilla
110 g. de azúcar glas
6 huevos, separadas las yemas de las claras
130 g. de chocolate negro para postres o Cobertura de chocolate
100 ml de nata líquida
130 g. de harinas
1 cucharadita de levadura
1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)
3/4 de frasco de mermelada de abricoque (de unos 400 g.).

Para el glaseado: 130 g. de chocolate negro o cobertura,
100 ml de nata líquida.

Preparación:
 

Batir la mantequilla con el azúcar glas hasta que esté cremosa. Añadir las yemas y la vainilla y seguir batiendo. Incorporar el chocolate derretido al baño María (o en el microondas) con la nata y mezclar a fondo. Seguidamente agregar las claras montadas a punto de nieve junto con el azúcar (110 gr.)y por último incorporar la harina mezclada con la levadura y tamizada.
Precalentar el horno a 180º C.


Untar con mantequilla un molde rectangular o Redondo y espolvorearlo con harina (también se puede forrar con papel antigrasa). Poner la mezcla y meter al horno durante 30-40 minutos aproximadamente, hasta que esté subido y ligeramente agrietado.


Dejar templar y desmoldar. Cuando esté casi frío, calentar la mermelada hasta que esté líquida y cubrir la tarta con ella (recomiendo pinchar la superficie de la tarta con un tenedor para que abosrba mejor la mermelada). Dejar enfriar.


Derretir el chocolate con la nata y mezclar a fondo hasta que esté liso y muy brillante. Si fuera necesario, añadir un poco de mantequilla para dar más brillo.


Cubrir la tarta con el glaseado y dejar enfriar. No necesita decoración alguna, de no ser su nombre escrito también en chocolate. Su propio brillo es su mayor atractivo.


Dejar reposar hasta el día siguiente.
Y listo para comer..